Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Tàrbena sufrirá restricciones de agua este verano por la sequía

El Ayuntamiento alerta de que el pozo del municipio no puede cubrir el consumo actual y pide un uso responsable

Tàrbena sufrirá restricciones de agua este verano por la sequía

Tàrbena sufrirá restricciones de agua este verano por la sequía David Revenga

La sequía y la poca lluvia amenazan a Tàrbena. El Ayuntamiento ha lanzado un mensaje para alertar a la población de que se sufrirán restricciones este verano por esta situación ya que el pozo que abastece al municipio «no permite cubrir el consumo de agua actual».

Así se ha publicado en el perfil oficial del Consistorio y lo confirmaron fuentes oficiales a este diario. El Ayuntamiento especifica que «nuestro pozo, debido a la fuerte sequía», no da para más, lo que hará que se produzcan en «los próximos días cortes en el suministro de agua potable dentro del pueblo y el diseminado».

Con esta situación sobre la mesa, el Ayuntamiento ha pedido a la población que tomen «todas las medidas posibles» para llevar a cabo un uso responsable del agua. De hecho, en el mes de junio, Tàrbena ya lanzó una campaña sobre esta cuestión en la que pedía que, ante la llegada del verano, la población ahorrara agua, «ese valioso recurso». Así recordaron que este pequeño municipio del interior de la Marina Baixa tenía los pozos bajo mínimos por esa sequía y que, la temporada estival, el consumo de agua en la localidad «se duplica» debido a que la población en estas fechas aumenta.

No es la primera vez que Tàrbena se enfrenta a restricciones de agua por la sequía en años anteriores que provocó que los vecinos acabaron acudiendo a las fuentes del pueblo. La localidad se nutre del pozo de la Murta, que en época de pocas lluvias y mucho consumo llega al mínimo de agua. Para paliar estas situaciones, el Ayuntamiento anunció en enero de este año que el municipio iba a conectarse con otro pozo, el de Picassaries, situado a seis kilómetros del pueblo. Para ello, ya habían llevado a cabo la primera fase de las obras que consistían en colocar una bomba en este pozo con unos 500 metros de profundidad. La siguiente fase, la que aún está pendiente, incluía la conducción hasta el municipio de ese agua. Con toda esta infraestructura, de gran complejidad, se pretende que para el verano de 2019 Tàrbena quede libre de restricciones de agua.

Compartir el artículo

stats