05 de diciembre de 2018
05.12.2018
Hostelería

La primera 'suite' flotante es valenciana

Punta de Mar, el prototipo de habitación sobre las aguas creado por el equipo de arquitectura Mano de Santo y KMZero, Open Innovation Hub, suelta amarras en el club náutico de Dénia

05.12.2018 | 12:27
La primera ´suite´ flotante es valenciana

No es un barco ni tampoco un palafito. Es una "suite" de hotel flotante. Punta de Mar, que así se llama el prototipo creado por el equipo de arquitectura valenciano Mano de Santo y KMZero, Open Innovation Hub, ha soltado amarras hoy en el club náutico de Dénia, entidad que también colabora en el proyecto. La habitación flotante tiene como clientes objetivos los hoteles y las marinas. Los huéspedes se liberan de las estrecheces de los camarotes. La "suite", un pabellón flotante, tiene todas las comodidades. Su superficie, de 74 metros cuadrados, da para una habitación de 42 metros con terracita privada y baño y para una terraza "chill out" de 34 metros.

Tanto Francesc García, de Mano de Santo, como Raúl Martín, director de KMZero, han enfatizado hoy en la "botadura" (es un decir) del prototipo que apuestan por "una experiencia de alojamiento" totalmente nueva. Quien se aloja sobre las olas disfruta de una "suite" con paredes de cristal en la que el único horizonte es la inmensidad del mar.

El proyecto, en cuyo desarrollo han participado empresas punteras como Würth, Technal, Simon, Guardian Glass y Gira, empieza ahora su singladura. Raúl Martín ha indicado que los pabellones flotantes se venderán ya en 2019 y esperan comercializar al año entre 50 y 75 unidades. El primer año la "startup" Punta del Mar facturaría un millón de euros y alcanzaría los 5 millones en los tres siguientes. La inversión para poner en marcha el proyecto ha sido de 250.000 euros. Y cada unidad se vendería por unos 150.000 euros.

La empresa ya dispone de un plan de internacionalización, dado que "el proyecto, aunque es valenciano, tiene vocación global", ha precisado Martín.

Los responsables del proyecto han subrayado que el prototipo es sostenible y se ha construido con madera, aluminio y vidrio. Al desplazarse, no genera "huella" (impacto en el medio ambiente).

Francesc García ha recalcado que esa experiencia de dormir y alojarse sobre las olas "proporciona bienestar y conecta con el mar". "Además, el 60 % de los turistas buscan algo diferente. Y Punta de Mar lo es", ha dicho.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook