04 de abril de 2019
04.04.2019

El agua de Dénia, difícil de beber y de las más caras de España

Los vecinos se rebelan contra los «abusivos» recibos y denuncian que incluso sin gastar ni una gota tienen que pagar 17,5 euros al mes

04.04.2019 | 07:20
El agua de Dénia, difícil de beber y de las más caras de España

Los vecinos no pagan agua. Pagan tasas. Lo denuncia la recién creada plataforma «Dénia contra el negocio del agua». Y la prueba es que en una casa que no se abre el grifo, que no se consume ni una gota, el recibo bimensual sube a 35 euros (17,5 euros al mes).

El portavoz de este colectivo, Ángel Rebollar, afirmó ayer que el suministro en Dénia es «de los más caros de España». Ha buscado recibos de Gandia, Bilbao, Madrid, Casinos o Ponferrada. En todos los tramos de consumo, los vecinos de esas ciudades y pueblos pagan menos.
Además, Rebollar desglosó facturas de Dénia por consumos de 7 m3 (44 euros cada dos meses), 21 m3 (60 euros) y 38 m3 (81 euros) y advirtió de que no se fomenta el uso responsable. «No se premia a quien consume menos agua», criticó.

El portavoz, que presentó la plataforma junto a la secretaria, Amelia Marzá, también incidió en que el agua de la red es «imbebible». «Muy pocos vecinos se atreven a beberla. Eso sí, el alcalde (Vicent Grimalt, del PSPV) nos ha asegurado que reúne todas las condiciones», dijo Rebollar.
La plataforma es hija de las redes sociales. Una vecina hizo público en el grupo de facebook de la Ciudad de Dénia su recibo de agua. Quedaba claro que las tasas disparaban la factura. «A partir de ahí, hubo una catarata de reacciones sobre lo cara que es el agua en Dénia», explicó Rebollar. Los vecinos decidieron organizarse. Convocaron una primera asamblea, e iniciaron una recogida de firmas. Ya han logrado más de 700 apoyos.

Lo que piden está más claro que el agua: que se bajen las tarifas y que el ayuntamiento recupere la gestión de un bien «que es público». El portavoz recordó que en la empresa mixta Aguas de Dénia el 67 % de las acciones las tiene el ayuntamiento y el 33 % la empresa concesionaria Aqualia, a la que le queda de contrato hasta 2031. Rebollar se mostró sorprendido de que, pese a ser el socio mayoritario, el consistorio «desconoce» los pormenores del contrato.

Criticó que en los recibos los vecinos tengan que pagar dos conceptos de alcantarillado, la construcción y el uso. «Nos parece un exceso». También consideró abusivo que se penalice a las familias con dificultades que no han podido pagar el agua y se les ha cortado. El reenganche sube a 92,35 euros. «Es sólo abrir y cerrar una llave de paso». «Además, que en 2013 se subiera un 30 % los recibos fue un despropósito», sostuvo.

El gobierno local (PSPV y Compromís) avanzó ayer que ha invitado a la plataforma a formar parte de la comisión de seguimiento del contrato del agua. Los funcionarios de transparencia están recopilando los expedientes y se los entregarán a este colectivo, que ha presentado una instancia para disponer de toda esa documentación.

El gobierno local recordó que fue el PP el que aprobó la subida de 2013. Precisó que, con PSPV y Compromís ya en el gobierno, Aqualia planteó otro incremento y el pleno votó «no».

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook