17 de agosto de 2019
17.08.2019

El cierre al tráfico de las calas de Xàbia traslada el caos a calles precarias

Los residentes advierten que los viales que ahora se llenan de coches aparcados son estrechos y no reúnen condiciones

16.08.2019 | 22:26
El cierre al tráfico de las calas de Xàbia traslada el caos a calles precarias

¡Qué difícil es dar con la tecla del turismo sostenible! El Ayuntamiento de Xàbia ha sido pionero en cerrar al tráfico sus calas (baja la barrera cuando ya no hay sitio para más coches) y en poner en marcha un autobús gratuito en la Granadella. Esta cala y la de la Barraca se han liberado del caos de vehículos. Pero el problema se ha trasladado ahora unas calles más arriba. Los turistas son de natural obstinado. Nada les disuade de ir a las calas de Xàbia (están extraordinariamente de moda). Y si tienen que aparcar el coche en el quinto pino y caminar un buen trecho, pues lo hacen.

En la Barraca, los problemas de tráfico se han trasladado ahora a la calle Truita. A mediodía de ayer, estaba hasta arriba de coches aparcados. Un propietario de un chalé se dio de bruces con un coche aparcado en la puerta de su garaje. Le colocó un cartelillo en el parabrisas que rezaba: «Aquí no se puede aparcar». Estos vecinos descubren ahora el fastidio que con los coches sufrieron el pasado verano los residentes que están más cerca de la cala, en el acceso ahora cerrado. Estos últimos están ahora a sus anchas.

Xàbia se ha puesto los deberes de realizar un plan de movilidad en su litoral. Mientras tanto, vecinos que vivían de lo más tranquilos están descubriendo el engorro de los coches. Los residentes de la calle Pic Tort, en la Granadella, ya denunciaron el pasado año que se usaba este vial, que es muy precario, para dar salida a todos los vehículos de la Granadella. La caravana es constante. Y la calle, estrecha. No está preparada para semejante flujo de tráfico.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook