16 de enero de 2020
16.01.2020

Salvan la vida a un residente de 58 años que se desplomó en Moraira y se golpeó la nuca contra el suelo

Una vecina afirma que la rápida actuación del director de una escuela náutica y de los servicios de emergencia resultó esencial para reanimar al herido

16.01.2020 | 15:51
Salvan la vida a un residente de 58 años que se desplomó en Moraira y se golpeó la nuca contra el suelo

La solidaridad y los conocimientos de primeros auxilios salvan vidas. Ayer, en Moraira, se vivió una situación dramática que ha acabado felizmente. Un vecino de 58 años, que se desplomó y se golpeó violentamente la nuca contra el suelo, se recupera en el hospital de Dénia. A. Brigitte, una vecina que fue testigo del accidente y de las labores de reanimación, ha enviado a Levante-EMV, un escrito en el que relata lo sucedido y destaca la actuación "humana y profesional de todos". Reproducimos, por su interés, la narración facilitada por esta vecina:

"En Moraira, ayer, día 15 de enero del 2020, calle del Castillo, a las 14.55 horas, un hombre de nacionalidad extranjera, de unos 58 años aproximadamente, corpulento, paseando a su perro, se desplomó hacia atrás dándose con la nuca en el suelo. Del impacto dejó un charco de sangre y empezó a convulsionar.

Rápidamente nos acercamos los que estábamos cerca paseando en ese momento y dos personas que estaban en la terraza de bares de enfrente.

Inmediatamente, de un local de enfrente, Escuela Náutica Yacht Master, el director Frank de la Cuerda, (conocido por nosotros los vecinos al haber rescatado este verano dos personas en el agua ), cruzó para auxiliarlo con un maletín rojo, un desfibrilador. Le prestó auxilio y lo examinó por si era un infarto.

El señor estaba sin reaccionar. Entretanto, los demás llamamos a Emergencias.

En poco tiempo se presentó la ambulancia de Protección Civil de Teulada-Moraira y, tras hablar con este chico, Frank, se pusieron a auxiliarlo. Inmediatamente llegó un coche patrulla de la Policía Local.

Entre todos levantaron al herido que estaba totalmente desorientado sin poder hablar y sangrando por la cabeza. Inmovilizándole el cuello, lo situaron en la camilla.

El perro (de raza pequeña), llevaba una chapa identificativa con el nombre y el teléfono de los dueños.

En todo momento el perro no apartaba la mirada de su dueño.

Llame para informarme al hospìtal de Dénia. Me comentaron a las 21 horas que esta persona estaba con pulsera amarilla y en observación, estable.

Quiero destacar la gran labor de todos los que intervinieron, del director de la escuela que acudió al instante con el desfibrilador y, aunque no lo necesitó, sí le prestó los primeros auxilios y creemos que le salvó la vida, del servicio de ambulancia, que fue rapidísimo y de los dos agentes de la policía local, TODOS con una actuación muy profesional y humana".

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook