01 de marzo de 2020
01.03.2020

Fallece en Xàbia a los 92 años Ramona Fernández, memoria de la burguesía de la pasa

El ayuntamiento le dio el premio 9 d'Octubre por su labor benefactora. Su familia, los Bolufer y Bover, fue una de las grandes estirpes del comercio del siglo XIX

01.03.2020 | 12:18
Doña Ramona, sentada y en el centro, junto al alcalde y las integrantes de la cofradía de Jesús Nazareno

"Mirad, aquí, en esta terraza, colocaba Sorolla su caballete y pintaba". Hace ahora un año Ramona Fernández de Palencia abrió las puertas de su casa, la Sultana, una extraordinaria villa del siglo XIX, de la época de la pasa (ecléctica y de arcos lobulados), a un grupo de alumnos del IES Número 1 de Xàbia. Les acompañaba su profesor, José Francisco Erades, y también estuvo en esa visita Levante-EMV. 'Doña Ramona' (así la conocían los xabiencs) repasó la historia de la Sultana, la casa que levantó el próspero comerciante de la pasa José Antonio Bolufer, abuelo de su marido, Juan Bover, que falleció en diciembre de 2017 a los 97 años. Desde la terraza en la que pintó Sorolla, se divisaban los pailebotes (el Pepe Tono perteneció a esta familia) que partían cargados de pasas (las "Sultanitas" eran puras golosinas para la aristocracia de Inglaterra). Doña Ramona relataba esas historias como si hubieran ocurrido ayer mismo. Los estudiantes la escuchaban con la boca abierta.

Amable, piadosa y altruista, 'Doña Ramona' falleció ayer a los 92 años de edad. Con ella se marcha, quizá la última persona que ha conocido con testimonios directos ese mundo esplendoroso de la pasa, esa época en la que la Marina Alta exportaba su dulce tesoro al mundo entero. Ramona Fernández guardaba en la memoria las historias de su familia, una de las grandes estirpes burguesas del comercio de la pasa. Su suegro, Rafael Bover, fue un médico que luchó contra la lepra. Perteneció al partido liberal. 'Doña Ramona' asumió esa faceta benefactora de la familia. Lo ha destacado hoy el alcalde de Xàbia, José Chulvi, quien ha recordado que el ayuntamiento le entregó su premio 9 d'Octubre a los valores cívicos por su labor filantrópìca. Chulvi ha subrayado que esta mujer era de "fuertes convicciones religiosas" y de ahí que impulsara la cofradía de mujeres de Jesús Nazareno y Cáritas. En la imagen de esta noticia, tomada hace poco más de un año, se ve a Doña Ramona (sentada) junto al alcalde y las integrantes de la citada cofradía.

"Con ella se va una parte entrañable de la historia de Xàbia. Regaló bondad y sencillez", ha destacado el munícipe, que ha avanzado que el consistorio le dedicará una calle o un espacio público.

Ramona Fernández peleó también para dar un uso social al antiguo convento de las Agustinas de Xàbia. Cuando se marcharon las últimas monjas de clausura, ella defendió que ese espacio siguiera abierto. Hoy es un centro de día para ancianos y enfermos de alzheimer.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook