La crisis del coronavirus también le pasa factura al campo. ASAJA Alicante advierte de que dos campañas de recolección inminentes, la del níspero, que empieza en apenas dos semanas, y la de la cereza (en la Marina Alta, se recoge en la Vall de la Gallinera, la Vall de Laguar y la Vall d'Ebo), están en peligro por la falta de mano de obra. Atribuye a la falta de coordinación de los distintos países de la Unión Europea ante la libre circulación de determinados grupos de trabajadores indispensabels que ahora no lleguen los temporeros de frutas y hortalizas. Los productores del níspero precisan que les falta un 60 % de la mano de obra necesaria para la recolección. ASAJA teme que miles de kilos de fruta se queden en el árbol. Y subraya que la cosecha del níspero, que tiene su epicentro en Callosa d'en Sarrià, se preveía este año excepcional.

ASAJA también avisa de que la temporada de la cereza de la Montaña de Alicante arranca a finales de abril. Expresa su preocupación ante la posibilidad de que tampoco llegue mano de obra. Esta entidad reconoce que esa recolección todavía queda lejos, pero exige que se anticipen soluciones. Los cerezos están ahora en flor.