01 de abril de 2020
01.04.2020
Levante-emv
Crisis del coronavirus

El Orobianco de Calp, un restaurante con estrella Michelin, se convierte en cocina solidaria

El chef italiano Ferdinando Bernardi empezó elaborando 20 pizzas para personas necesitadas y sanitarios y ahora, tras recibir una donación de 1.300 kilos de productos, ya está cocinando 700 comidas a la semana

01.04.2020 | 14:36
El Orobianco de Calp, un restaurante con estrella Michelin, se convierte en cocina solidaria

Empezó cocinando 20 pizzas para los alojados en un albergue de emergencia, los sanitarios del centro de salud y los voluntarios de Protección Civil de Calp. Luego decidió elaborar comidas solidarias cada dos días. Dijo a Levante-EMV que iba a seguir hasta que se le vaciara la despensa y la nevera de su restaurante, el Orobianco. Ahora su despensa rebosa de productos. Ferdinando Bernardi, el chef italiano con una estrella Michelin y un sol Repsol del Orobianco de Calp, ha visto como su generosa iniciativa cobraba un impulso imparable. Junto a sus cocineros, Nicolò Zorloni y Christopher de Ascensao, está elaborando 700 comidas a la semana. El Orobianco se ha convertido en una cocina solidaria. Y ha sido gracias a las donaciones del distribuidor de gastronomía italiana Garda, que le ha enviado 1.100 kilos de productos, y de Makro Costa Blanca, que le ha entregado 200 kilos de pasta, arroz, fruta y verdura.

Esos menús solidarios se entregan al albergue de emergencia de Calp, al centro de salud, a la Cruz Roja y al centro de acogida de menores de Benissa.

Además, el apoyo de Garda ha permitido a este restaurante que esa iniciativa que surgió con las pizzas llegue ahora a Madrid, Barcelona y Alicante. Ha enviado 1.000 burratinas al comedor social San Gabriel de Alicante. Ha hecho llegar otras 2.700 burratinas, 400 mozzarelas de bufala y más de cine litros de nata para montar a Larrumba x Ti, del Grupo Larrumba, que, en colaboración con World Central Kitchen (ONG del chef José Andrés y el Ayuntamiento de Madrid), está elaborando miles de raciones de comida para personas sin recursos que acuden al Banco de Alimentos de Madrid y para los sanitarios, policías y bomberos dle gran hospital de campaña de IFEMA y de los hospitales de la comunidad de Madrid. Otras 1.000 burratinas y 30 kilos de provola affumicata se han enviado a Health Warrios de Barcelona, que lleva comida a los profesionales sanitarios de los hospitales catalanes.

Bernardi, el chef nacido en Rimini y que en 2015 abrió el Orobianco en Calp, ha puesto en marcha con ese generoso gesto de cocinar para quienes más lo necesitaban un potente proyecto solidario. En la lucha contra el coronavirus nadie sobra. La cocina es también compromiso y solidaridad.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook