Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Incivismo

Las motos acuáticas y las lanchas vuelven a colarse en las cuevas protegidas de Xàbia

El retraso en el balizamiento provoca que embarcaciones a motor irrumpan en grutas de gran valor natural y que se arroje el ancla sobre la posidonia - Los ecologistas denuncian la "brutal agresión" al medio marino

Las motos acuáticas y las lanchas vuelven a colarse en las cuevas protegidas de Xàbia

Las motos acuáticas y las lanchas vuelven a colarse en las cuevas protegidas de Xàbia

La expresión tan en boga ahora de «no bajar la guardia» también vale para el litoral. El Ayuntamiento de Xàbia todavía no ha balizado las cuevas marinas del Llop Marí y dels Òrguens. Tampoco ha colocado boyas de fondeo en el litoral de En Caló. El balizamiento se realizará en los próximos días. Mientras, las lanchas y motos acuáticas irrumpen en estas calas protegidas y las embarcaciones arrojan el ancla sobre las praderas de Posidonia oceanica. El IROX (Institut de Recerca Oceanogràfica de Xàbia), un colectivo ecologista y de investigación marina, ya ha advertido de que en las últimas semanas se está produciendo «una agresión brutal» en esta costa de gran valor natural. Ha detectado a un puñado de barcas que fondeaban sobre la posidonia. En la reserva marina del Cap de Sant Antoni, los dueños de estas embarcaciones tenían boyas de amarre a mano. Pero preferían tirar el ancla y dañar los fondos marinos.

El IROX recuerda que «los fondeos fuera de las zonas de boyas y sobre las praderas de posidonia» vulneran la legislación. Asegura que «numerosas» embarcaciones se cuelan en las cuevas y «ponen en peligro los ecosistemas marinos y a las persona que realizan actividades que sí son legales, como el baño o el buceo».

Este colectivo advierte de que la Cova del Llop Marí (este diario comprobó ayer que entraban motos acuáticas) figura en el catálogo de grutas de la Conselleria de Territorio y Vivienda y, «por tanto, debe ser objeto de especial protección». Además, dentro crece un endemismo que está catalogado como vulnerable en el Catálogo Valenciano de Especies de Flora Amenazadas, el Asplenium marinum.

El IROX infiere que «las administraciones competentes están incumpliendo su deber de proteger lo que está legislado». Subraya que no hay control sobre las embarcaciones que fondean sobre las praderas de Posidonia oceanica ni sobre las que incumplen la prohibición de navegar a 200 metros de distancia de la línea de costa. Y cita los reglamentos, directivas y convenios (el de Berna y el de Barcelona) que preservan la posidonia y la Cymodocea nodosa.

El IROX pide que se instalen más boyas de fondeo y que se aplique el concepto de «capacidad de carga», es decir, que se defina el número máximo de turistas (en este caso, también de embarcaciones) que pueden visitar un lugar sin quebrar su siempre frágil equilibro natural.

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Compartir el artículo

stats