Las calas de la Marina Alta también tienen tirón en septiembre. De hecho, este fin de semana volverán a llenarse de bañistas. La Granadella de Xàbia bajó ayer la barrera poco después de las 12 horas. Ya no había sitio para más coches. También estaba a tope el aforo (el máximo son 603 bañistas). El pasado lunes las calas estaban medio llenas (o medio vacías, según se mire). Se notó que las vacaciones se habían terminado. Además, la intensa tormenta puso fin de forma abrupta al agosto más extraño. Parecía que ya no le quedaba cuerda al verano del coronavirus. Pero este jueves las calas de la Granadella y de la Barraca, ambas en Xàbia, volvieron a llenarse. Y ayer todavía llegaron más bañistas. Este fin de semana será de nuevo de mucho ajetreo.

Los controladores de la empresa Vectalia continúan vigilando los aforos y que este litoral no se colapse de coches.

Los bañistas suelen acudir a esta costa a pasar el día. Llegan con neveras llenas de refrescos y comida.