Hay que tratar de desincentivar el uso del coche privado y ese es el objetivo de la vía verde Baix Girona, que han creado los Ayuntamientos de Beniarbeig, Ondara, El Verger y Els Poblets, en un trazado que bordea el cauce de este río y que conecta con la vía verde de Dénia que transcurre por el antiguo trazado del tren. Con 4,5 kilómetros el itinerario ha sido habilitada en los antiguos caminos que unen los cuatro municipios, se ha pintado un espacio reservado para los peatones y ciclistas, que ya pueden circular de una localidad a otra con cierta seguridad, ya que además la velocidad permitida para el tramo por el que podrán circular los vehículos ha sido limitada a 20 kilómetros por hora.

Los alcaldes de las localidades presentaron ayer esta iniciativa que se enmarca en la Semana Europea de la Movilidad y los Objetivos de Desarrollo Sostenible, en el cruce de uno de los caminos, junto al campo de fútbol de El Verger. Para dar ejemplo, el alcalde de Ondara, José Ramiro acudió a la convocatoria con su bicicleta, el casco y la mascarilla obligatoria. Según explicaron en la rueda de prensa, el trayecto se ha estimado que se puede realizar en bicicleta en una hora y cuarto, algo más de dos horas si es caminando. Además, pretende convertirse en un camino seguro para los alumnos de secundaria de El Verger y Els Poblets, que se desplazan al IES que está en Ondara. En el acto, Ramiro comentó que los agentes de Policía Local de los cuatro municipios realizarán «una vigilancia especial» de esta vía con el fin que tanto conductores, como peatones y ciclistas circulen con seguridad por ella.