Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Los bañistas deberán acceder a pie a la Cala del Moraig en el futuro

Costas concluye los trabajos de naturalización de la playa de Benitatxell, tras el paso de Gloria

Los bañistas deberán acceder a pie a la Cala del Moraig en el futuro

Los bañistas deberán acceder a pie a la Cala del Moraig en el futuro

La Cala del Moraig estrenará la próxima semana un nuevo acceso. Nuevo no porque se haya modificado, sino que se debe a que a partir de ahora para llegar a tan recóndito a la par que coqueto lugar de baño en Benitatxell, habrá que hacerlo andando.  

Según informó el Ayuntamiento en un comunicado, una vez concluyan los trabajos de reforma de la zona que desarrolla desde antes del verano el Servicio Provincial de Costas, se habilitará una entrada con barreras para que «de momento» solo se pueda acceder a pie. 

Estos trabajos se iniciaron tras los grandes destrozos provocados por el temporal Gloria del pasado mes de enero. Con un presupuesto de unos 150.900 euros han consistido en la «renaturalización de la cala y mejorar su protección frente a futuros temporales». 

De esta forma se ha reforzado con piedra de escollera el enlace entre la antigua carretera y la propia playa y se ha eliminado la pequeña zona de aparcamiento y la rotonda que había allí. 

Desde el mar hasta mitad camino de salida, en la primera rampa, se ha rellenado el asfalto y se ha habilitado una senda peatonal. A mitad camino, se ha construido una glorieta que permitirá a los bañistas descargar los bártulos de la playa, y volver hacia arriba en dirección salida para estacionar sus vehículos. 

Además, se ha eliminado el acceso a la Cova dels Arcs para preservar su biodiversidad y sus valores naturales.

Los responsables de Costas y el equipo de gobierno de Benitatxell visitaron esta semana la evolución de los trabajos, allí destacaron que esta intervención «supone un antes y un después» para la playa del municipio. 

Desde el gobierno local además subrayaron que no se puede «ir contra la naturaleza» hay que ir «de su mano, mimarla y respetarla al máximo».

Gran presión en verano

Como tantas otras calas recónditas de aguas azules de la Marina Alta, la del Moraig, no es ajena a la presión de los bañistas, aunque haya que hacer un largo trecho andando. 

Este año el Ayuntamiento contrató un sistema de reserva previa para acceder a la playa, con un máximo de 400 personas diarias, la cifra se registraba a las pocas horas de abrir oficialmente.

Los bañistas debían apuntarse en una APP y solo los que tenían ese registro podían superar un control que había poco antes de iniciar la última rampa de acceso.

Junto al Moraig, medidas similares de control se han aplicado en playas cercanas, como en la Granadella de Xàbia, donde casi la totalidad de las jornadas del verano el acceso se cerraba antes de la 12 de la mañana. Había incluso gente que acudía a primera hora para coger sitio. 

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Compartir el artículo

stats