Diversas partidas de Xàbia, las situadas en hondonadas, han amanecido esta mañana congeladas. El fenómeno de la inversión térmica (el aire frío y denso queda atrapado a ras de suelo) ha provocado que el termómetro se desplomara hasta casi tres grados bajo cero. Así, en la partida de Lluca, la temperatura esta mañana era de -2,7 grados, según la red de meteorología en tiempo real de Avamet (Associació Valenciana de Meteorologia Josep Peinado). En otras partidas de Xàbia también se han registrado valores bajo cero. En les Barranqueres, el mercurio ha caído a -1,8 grados y, en la Tarraula, ha marcado 1,7 grados. En estas zonas, los campos han amanecido blancos por la escarcha. La helada ha sido de aúpa. Al pisarlos, esas gotas de rocio congeladas (eso es la escarcha) cruje.

La inversión térmica ha dejado en Xàbia contrastes de temperaturas de más de diez grados. Así, mientras en Lluca se rozaban los tres bajo cero, en el Alto de la Granadella, el termómetro marcaba 8 grados positivos. La accidentada orografía de Xàbia explica estas acusadas diferencias térmicas. Esta mañana las zonas más elevadas estaban más caldeadas. El aire frío ha quedado aplastado en hondonadas y áreas más deprimidas.

Los coches también han amanecido cubiertos de escarcha.

Un coche cubierto en Xàbia por la escarcha A. P. F.