Dénia empieza a acostumbrarse a los yates de postín. Ahora ha llegado al puerto dianense el espectacular catamarán de 30 metros de eslora que el tenista Rafa Nadal adquirió el pasado verano. La empresa Varadero Port Dénia, que se ha especializado en dar lustre a estos barcos de lujo, pondrá a punto el yate del deportista balear. Los primeros curiosos ya se asomaron ayer al puerto a echarle un vistazo a un catamarán que no es ni de lejos tan aparatoso como el anterior «inquilino» de este muelle de megayates, el Lady Moura, el palacio flotante del magnate saudí Nasser Al-Rashid.

Con todo, el barco de Rafa Nadal también da para navegar con comodidades. Cuenta con hidromasaje y spa, salón para ocho personas y una suite principal con un balcón privado.

El Lady Moura, de 105 metros de eslora, tenía acabados en oro de 24 quilates. Varadero Port Dénia lo dejó como nuevo. El megayate se botó en 1990.

Pero el barco más sorprendente que se ha arrimado a Dénia ha sido el «A», del multimillonario ruso Andrey Melnichenko. De 119 metros de eslora, está valorado en 232 millones de euros. Phlippe Starck, leyenda del diseño, se inspiró en el Nautilus de Julio Verne.