Redoble de tambores y una pregunta que hoy por hoy puede echar por tierra la carrera política más inmaculada. El alcalde de Dénia, Vicent Grimalt, del PSPV, ha preguntado esta tarde uno por uno a todos los concejales si se les ha inyectado la primera dosis de la vacuna contra la covid-19. La sesión era telemática. El momento ha tenido su intriga. Ya no estaba en el pleno la concejala socialista de Sanidad, Cristina Morera, que ayer dimitió por haberse vacunado cuando no le tocaba. Antes de que el alcalde interpelara a los ediles, el pleno ha aprobado una moción conjunta de PSPV y Gent de Dénia que indicaba, precisamente, que durante la sesión todos estaban obligados a responder a la pregunta. Si alguno confesaba que sí, debía dimitir de forma fulminante. El acuerdo también compromete a los concejales a dejar el acta si en este primer proceso de vacunación o en el segundo se les inyecta la dosis cuando no les toca.

Todos los concejales han pronunciado un solemne "no". Han asegurado que no se les ha inoculado la primera vacuna. Pero ese momento de pasar lista ha sido digno de un "thriller". Tensión hasta el final. Momento máquina de la verdad. Ojo con pestañear. El pleno era telemático, pero se escrutaba cada gesto, cada posible titubeo. Para ir jugando.

Conclusión: todos se han vacunado, sí, pero con suero de la verdad.