La residencia Mare de Déu de la Soledat de Ondara ya acaricia la inmunidad. Hoy se le inyectado a todos los residentes y trabajadores la segunda dosis de la vacuna Pfizer contra el covid-19. La primera se les inoculó el pasado 9 de enero.

La directora del centro, Paqui Ferrando, ha confirmado que se han administrado las 40 vacunas. Tras recibir esta segunda dosis, todavía habrá que esperar 7 días para que los mayores estén inmunizados. En la residencia están muy esperanzados en que cuando esto ocurra se pueda recuperar la normalidad.

Además, a partir de mañana, dejarán de estar confinadas en la residencia las trabajadoras que no han salido de este geriátrico desde el pasado 18 de enero. Se recluyeron con los mayores para evitar que en ese lapso entre las dos vacunas pudiera entrar el virus. Esa decisión demuestra lo comprometidas que están estas trabajadoras con el bienestar de los mayores.