El PSPV de Calp ha lamentado el "posado propagandístico" que realizaron tres concejalas del gobierno local, la responsable de Sanidad, Ana Perles, y la de Bienestar Social, Noelia Císcar, ambas del PP, y la de Educación, Rebeca Merchán, de Ciudadanos, el primer día de vacunación en una de las residencias del municipio. Las tres se fotografiaron con los responsables del geriátrico y con la primera anciana a la que se inyectó la dosis, Esperanza, de 104 años.

Los socialistas califican de "hecho discutible" que accedieran a la residencia "en un momento sensible de la tercera ola". Y aseguran que esa fotografía les ha impulsado a presentar una moción que plantea preguntar, como ya se hizo en el pleno de Dénia, a todos los ediles si se han vacunado y les obliga a dimitir de forma fulminante si lo han hecho.

La alcaldesa, la popular Ana Sala, ya ha asegurado a este diario que ningún concejal se ha vacunado irregularmente.

El PSPV advierte de que el ayuntamiento no ha explicado por qué estaban las tres ediles en la residencia. "Es importante dar una explicación pública para poner fin a la oleada de críticas" que ha suscitado la fotografía. "Se produjo a escasos días de que el Consell restringiera este tipo de visitas y endureciera las condiciones de acceso a los centros y residencias de mayores", precisan los socialistas.

"El posado fotográfico incumple la actual normativa, ya que pone en riesgo la salud y la vida de personas de gran fragilidad y vulnerabilidad", asegura el PSPV, que espera que en el pleno todos los concejales respondan públicamente a la pregunta de si se han vacunado.