La Policía Local de Calp ha interpuesto un total de 27 denuncias desde el 1 de enero hasta el 2 de febrero por incumplimientos de las disposiciones reguladoras de las medidas de prevención de la covid-19. La irresponsabilidad más llamativa es la de un cumpleaños que se celebró en el parque de la Ermita. Los agentes pusieron 4 denuncias por incumplimiento de medidas de higiene y prevención tras disolver esta fiesta, en la que participaban al menos 15 personas.

La policía ha interpuesto también 13 denuncias por incumplimiento del uso de la mascarilla o su uso inadecuado, 9 denuncias por el incumplimiento de la limitación de la libertad de circulación en horario nocturno, 1 denuncia por el incumplimiento del horario de cierre extraordinario de los servicios de restauración y hostelería.

Las denuncias por no utilizar la mascarilla se ponen en aquellos casos en los que el ciudadano, tras haber sido avisado primero de que ha de llevar la mascarilla e intentar reconducir esta conducta, continua sin ponérsela. Intentan hacer mucha pedagogía. De ahí que el número de denuncias no sea mayor. Las multas por no llevar mascarilla pueden llegar a los 100 euros.

Desde el Ayuntamiento de Calp se apela a la responsabilidad y se insiste en la necesidad de cumplir con la obligatoriedad de llevar mascarilla, guardar la distancia social, mantener ventilados los espacios e incidir en la limpieza y desinfección. Desde el consistorio también se insiste en las medidas vigentes en cuanto al toque de queda a partir de las 22 horas, el cierre de la hostelería, evitar las reuniones de más de 2 personas en los espacios públicos, limitar las reuniones en las casas a convivientes y el confinamiento perimetral de la Comunitat Valenciana.

El ayuntamiento mantiene cerrados parques, jardines, instalaciones deportivas y las actividades culturales y de ocio. También zonas verdes y áreas de esparcimiento así como los parques para perros.