Los temporales pasan factura a las infraestructuras turísticas. En la playa del Arenal, los bañistas de invierno, que los hay, se quitan la arena con el agua que sale directamente de la manguera. El lavapiés no funciona.