Las terrazas de los bares y restaurantes del paseo de la playa del Arenal están en modo verano. Los empresarios de hostelería han retirado los techos retráctiles y han abierto los cerramientos. Estas terrazas están preparadas para acoger a los clientes en pleno invierno. Se cierran con cerramientos de cristaleras y se despliegan los techos. Pero ahora, llueva, nieve o haga sol, hay que tenerlas abiertas y que corra el aire.

La Policía Local ha acudido este mediodía a comprobar que los hosteleros estuvieran cumpliendo la obligación de tener los techos retirados y abiertos los cerramientos. Y sí, todos cumplen. Es una ventaja tener esas terrazas versátiles.

Los clientes estaban ávidos de volver a los bares y restaurantes. Y los empresarios tenían una ganas locas de trabajar. Estos últimos advertían esta mañana de que conocen la normativa y son los primeros interesados en transmitir que sus locales cumplen escrupulosamente las medidas de prevención de la covid-19.