Un portalón que remite al "Portalet" de la Plaça de l'Església y que resguarda el viento de Llebeig. Ese es el elemento urbano más destacado de la renovación del Carrer Llebeig del Poble Nou de Benitatxell. La calle es ahora peatonal y tiene una estética muy atractiva. El municipio recupera espacio para las personas. Hace más amable su meollo urbano.

El carrer Llebeig se ha hecho más accesible y ha cambiado su estética gracias a una subvención de 89.780 euros de la Diputación de Alicante. Conecta el céntrico Carrer La Pau con la Plaça de les Pesqueres, donde palpita la actividad social de Benitatxell (allí están la Escuela de Música, el Centro Social o el Centro de Salud).

Hace unos días se dieron por concluidas las obras, que incluían, entre otras acciones, la repavimentación del suelo, el embellecimiento de las fachadas, la incorporación de zonas ajardinadas y bancos, y la mejora del alumbrado. Con ello se pretende dotar a la población de una zona de paso segura para los peatones y, al mismo tiempo, ofrecer un lugar agradable y verde para el recreo y el descanso.

Las pérgolas, los bancos de madera, el pavimento y la vegetación dan atractivo a una calle antes anodina Levante-EMV

Además, uno de los elementos que no pasa desapercibido es la enorme puerta que, con los rótulos “Carrer Llebeig”, da la bienvenida a la calle. Se trata de una pieza singular que pretende conservar la trama urbana de fachadas con grandes portaladas de la calle La Pau. Es decir, conjugar la funcionalidad y el respeto por la configuración del espacio urbano. Además, también sirve para resguardar la calle La Pau del viento de Llebeig ─de ahí el nombre de la calle─ en los días de más intensidad.

“En 2005, lo que era una casa de marcado carácter de pueblo, se derrocó y se convirtió en una calle de aspecto primario, en una herida en el corazón del casco urbano del municipio. Arreglar esa herida se ha conseguido disponiendo una portalada que, mezclando un aspecto actual y criterios tradicionales en la utilización de los materiales (como son la madera y la forja de las portaladas típicas), permite que se tenga una calle y una fachada que cura el vacío que se había generado”, ha explicado el concejal de Planificación Urbana, Jorge Pascual.

Vegetación autóctona y de fragancia mediterránea que da vida a este espacio urbano Levante-EMV

Esta actuación forma parte de un proyecto a gran escala para dotar de encanto y hacer más atractivo y seguro el casco antiguo del municipio. Así, el Carrer Llebeig será la antesala de otra intervención de gran envergadura: una Plaça de les Pesqueres verde, multifuncional y con espacios de recreo para las personas.