La costa de la Xàbia está llena de secretos. Sus 25 kilómetros sorprenden a cualquiera, en cada recoveco hay una sorpresa. Plagado de islas, es el único municipio que cuenta con este tipo de formaciones, junto con Columbretes, Tabarca y Benidorm. Su idiosincrasia obligan a protegerlas, los vecinos lo piden, también colectivos proteccionistas y el Consell anuncia que próximamente se aprobará la declaración de Zona de Especial Conservación de todo el entorno.

L’illa del Portitxol de Xàbia en una imagen tomada desde la parte que da a mar abierto | CARLOS LÓPEZ

Illot de la Mona (en el Cap de Sant Antoni), Els Pallers, Portitxol, l’Escull, Illa del Bergantí, Illa d’Ambolo, Descobridor, son las islas que jalonan la costa de Xàbia que la Conselleria de Agricultura pretende proteger «para siempre» y convertirlas en una especie de arca de Noe para la flora y la fauna, en un proyecto que ha atraído a la iniciativa Petit Illes Mediterránees que coordina el Conservatoire du Litoral, y que cuenta con la colaboración del Ayuntamiento de Xàbia y Dénia.

Este acuerdo ha permitido inventariar las islas y conocer que esconden en sus entrañas. En cuanto a flora, hay presencia de la Silene d’Ifach, Medicaco, y Diplotaxis Ibicensis, que tiene en el Portitxol, su gran campo, no en vano representa el 78% de la población toda la Comunitat,con una superficie de 3.950 metros cuadrados.

Con esta extensión de esta especie la Conselleria ya ha decidido declararla microrreserva de flora.

Este islote destacaron los técnicos «está prácticamente libre de especies invasoras» y tiene las condiciones ambientales para albergar «una población de la Silene d’Ifach».

Será la segunda isla protegida de Xàbia con esta figura que lo es, ya que el Illot de la Mona, ya ostenta esta figura, por la presencia de la Silene de Ifach.

Junto a estas especies naturales, conviven en la isla más grande de la costa de Xàbia, de 450 a 500 parejas de gaviota patiamarilla, una pareja de halcón peregrino y otra de cormorán moñudo.

Dos especies de ave que también han sido detectadas en la cercana isla del Descobridor.

Pero también las cuevas que hay al cruzar el Cap de la Nau muestran sorprendentes hallazgos. En la del Llop Marí, se ha podido desarrollar un proyecto de reintroducción del helecho marino, técnicamente conocido como Asplenium Marimum, que crece con facilidad dado que en la cueva el nivel de salinidad del agua es inferior al del exterior, por la filtración de agua dulce. También se ha intentado que el helecho marino crezca en el interior de la Cova Tallada.

El proyecto de las administraciones pretende proteger el conjunto de las islas y que sirvan como espacios seguros para la flora y la fauna. Recuperar las especies que se encuentran en peligro de extinción, así como, servir de lugar de acogida para las aves.

De hecho, una de las líneas de trabajo de la Conselleria es reforzar el proyecto de reintroducción de las águilas pescadoras en la costa de la Marina Alta (con base en la Marjal de Pego-Oliva), e iniciar el proyecto para que el Paíño también nidifique en la zona.

Los primeros pasos servirán para eliminar las especies invasoras que hay en los islotes, por ejemplo en la parte de flora, las chumberas , y en la parte de fauna, tratar de erradicar la presencia de ratas y ratones, que se han localizado en Illa del Portitxol.

Si en el lado de Xàbia nidifcan estas aves, en la parte de la Reserva Marina del Cap de Sant Antoni son los cormoranes moñudos los auténticos dueños. El personal del servicio de Vigilancia de la Reserva Marina hace el seguimiento a un gran número de parejas de cormonares. Cada año más numeroso.