Sebastián Catalán fue el primero. A él y a los otros 48 mayores de la residencia de Pedreguer, así como a sus 36 trabajadores, se les inyectó la primera dosis de la vacuna contra la covid-19 el pasado 29 de diciembre. Comenzó entonces en la Marina Alta un proceso de vacunación que esta semana alcanza otro hito. La comarca ha llegado a las 100.000 dosis inoculadas. Lo dijo ayer en Calp, en una visita al consultorio médico de verano de la playa de la Fossa, el gerente del departamento de salud de la Marina Alta, Luis Carretero, que destacó el elevado ritmo de vacunación. También puntualizó que en la comarca hay ahora mismo 162.000 tarjetas sanitarias.

Esta semana, de hecho, se están marcando en los vacunódromos de los municipios los picos más altos de pinchazos. Se está administrando la primera dosis del inyectable de la farmacéutica Pfizer a los vecinos de entre 45 y 50 años.

La concejala de Sanidad de Calp, Ana Perles, dijo que el martes y ayer miércoles se vacunó en total en este municipio a mil vecinos.

Carretero subrayó la «perfecta» organización de esta vacunación masiva y el «excelente» trabajo que están llevando a cabo los profesionales sanitarios.

La Marina Alta ha pisado el acelerador con las vacunas. Además, los contagios se mantienen a raya. El gerente del departamento de salud puntualizó que los ingresados por la covid-19 en el hospital de Dénia están oscilando «entre uno y ninguno».

La incidencia acumulada por cada 100.000 habitantes es de 28,13. Ahora mismo hay 48 casos activos (vecinos que están infectados).

El avance de la vacunación ha sido clave para contener la pandemia. Pero todavía es pronto para relajarse y pensar que se le ha ganado la batalla a un virus que ha dejado un dolor y un desasosiego imposibles de borrar. Desde que se declaró la pandemia, se han contagiado en la comarca 10.143 vecinos. Han fallecido 203.