La iglesia gótica de Sant Bertomeu de Xàbia estrena rampa. Y no pasa, desde luego, desapercibida. Cuenta con barandilla. La madera de la rampa y el metal de la barandilla tienen el mismo color de herrumbre que los cañones que están en esta fachada del templo y que cumplen una función inusitada. Son bancos. Diseñar la rampa no ha sido fácil. Era imposible integrarla en la portada. Pero había que facilitar la accesibilidad. Las personas con problemas de movilidad entrarán en la iglesia agarradas a la barandilla.