Las preciosas aldabas, que también se han restaurado, muestran los rotros burlones de dos diablos. Mientras, a la imagen de Sant Bertomeu, se le ha colocado un gran cuchillo de piedra. Antes lo tenía, pero era de zinc.

Los detalles de la rehabilitación de la portada