El alcalde de Ondara, José Ramiro, ha afirmado que el descenso de contagios en el municipio avala que las fiestas de Sant Jaume «han sido seguras». El municipio inició los festejos con 35 casos activos (vecinos en ese momento contagiados) y, diez días después de acabar las fiestas, los infectados han bajado a 23. Ramiro ha destacado el «comportamiento ejemplar» de la población. Ha subrayado que las fiestas, eso sí, atípicas, «las necesitábamos como pueblo».