La Guardia Civil ha investigado a dos hombres y una mujer de nacionalidad española y de 42, 35 y 43 años por hurtar supuestamente sillares de piedra tosca y venderlos, lo que se considera una estafa. Los agentes han recuperado 50 sillares de esta valiosa piedra, que están valorados en unos mil euros.

La piedra tosca es una roca arenisca calcárea que se extraía de la duna fósil del litoral de Xàbia (del Primer Muntanyar y de la Cova Tallada). Su extracción comenzó en época de los romanos. Se prohibió sacarla en 1972. Desde ese año, solo se pueden vender y reutilizar los sillares ya extraídos.

Los agentes de la Guardia Civil de Xàbia tuvieron conocimiento de que recientemente se había sustraído piedra tosca de al menos dos parcelas ubicadas junto a caminos de la zona del río Gorgos. Los propietarios denunciaron los hurtos. Los agentes también investigaron un tercer hurto, no denunciado, realizado un un restaurante que está cerrado de forma temporal.

La investigación llevó a la pista de un vehículo visto en una localidad vecina cargado con sillares de tosca. Además, durante una inspección en una chatarrería de Dénia se locallizaron palets con 50 bloques de esta piedra.

Uno de los denunciantes reconoció que varios de estos sillares eran los que le habían robado. Ya entonces los investigadores habían reunido suficientes pruebas que involucraban a los dos hombres y la mujer antes citados. Se les imputan delitos contiuados de hurto y de estafa por vender de frorma ilegal los sillares a la chatarrería.