Montañas de restos de podas tirados junto a los contenedores de basura. Esta imagen se puede ver en las urbanizaciones de Calp. La acumulación de estos residuos crea un problema de salubridad y puede originar incendios. Y algunos de los contenedores están próximos a masas forestales. El problema es grave. De ahí que el ayuntamiento anuncie contundencia con los infractores. La Policía Local y Acciona, que es la empresa encargada de la limpieza viaria y la recogida de basura, intensificarán la vigilancia. El ayuntamiento cambiará la ordenanza y sancionará como infracción grave los vertidos ilegales.