El Ayuntamiento de Dénia ha firmado con la empresa Insigna, proveedora de la uniformidad de la Policía Local, un acuerdo de colaboración para adherirse a la iniciativa Re-uniform de reciclaje de las piezas de ropa que utilizan los agentes.

El objetivo es darle una segunda vida a estos materiales y evitar la contaminación que generan los procesos de eliminación de los uniformes usados, que por sus características y funciones no pueden desecharse como otros tejidos y debe evitarse su circulación en la calle en utilizaciones indebidas.

Mediante este acuerdo, Insigna ha colocado en las dependencias de la jefatura de Policía dos cajas-contenedores donde se depositarán los uniformes en desuso, que la misma empresa se encargará de recoger y reciclar, sin coste adicional para el consistorio.

El programa Re-uniform incluye la recogida, clasificación y preparación de los desechos textiles para su correcto reciclaje profesional, según las necesidades y características de cada material. La tecnología utilizada permite separar el poliéster, sin que pierda sus propiedades, para reintroducirlo de nuevo en el sistema productivo, lo que equivale a procesar un gran volumen de prendas ya inutilizables para convertirlas en materia prima reciclada.

Hasta el momento, 15 ciudades españolas forman parte del programa Re-uniform, que arrancó hace dos meses. En la provincia de Alicante, Dénia es el primer municipio en sumarse al proyecto.