Suscríbete

Levante-EMV

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Xàbia rescata su templo del agua

El primer depósito del municipio, construido en 1944 y que está en desuso desde el verano, se rehabilitará y convertirá en un espacio patrimonial para difundir la historia del suministro hídrico

Xàbia rescata su templo del agua

El templo del agua es rotundo. Sus muros, de hormigón fraguado con cantos rodados (no se utilizaron hierros, que se oxidan y provocan deterioro), tienen en su base un grosor de un metro. Es inevitable el aire de catacumbas. Solo entra la luz por la puerta. Estas construcciones son así: robustas y herméticas. Cuenta con tres espacios comunicados por estrechos pasadizos. Cada uno presenta dos bóvedas de cañón separadas por una hilada de arcos. Sí, dentro, en la húmeda penumbra, se respira una atmósfera sacra. El agua es una bendición.

Xàbia rescata su templo del agua

Este «templo» está en la partida Calvari de Xàbia y es, en realidad, un depósito de agua que se construyó en 1944. Es el primero que se puso en pie en el municipio. Se alimentaba del Pou de les Ànimes (nombre esotérico). Está en el inicio de la carretera de les Planes, en la falda del Montgó. El líquido bajaba por gravedad a 987 casas de Xàbia. Esa es la estimación que hizo el ayuntamiento de las primeras viviendas que se conectaron al agua potable.

Xàbia rescata su templo del agua

El depósito ha estado en funcionamiento 77 años. Este verano se vació y ha quedado en desuso. El gerente de la empresa pública del agua en Xàbia (Amjasa), Josep Lluís Henarejos, explicó ayer que el depósito, que tiene unos 400 metros cuadrados y una altura de tres metros, ya no hacía falta en el moderno sistema de suministro del municipio (en 2002 se puso en marcha la desalinizadora).

Xàbia rescata su templo del agua

Pero esta construcción es una joya patrimonial. El objetivo es convertirlo en un espacio cultural y patrimonial para difundir la historia del agua potable.

El que ya la está investigando a fondo es el historiador Antoni Espinós. El próximo año se cumple el centenario de la llegada del agua potable a Xàbia (las primeras fuentes). Espinós ha revisado los acuerdos de los plenos y ha sacado en claro que el ayuntamiento compró por 2.000 pesetas el terreno para el depósito. El proyecto del suministro subió a 572.000 euros. Al consistorio le tocó endeudarse hasta las cejas en plena y terrible postguerra franquista. Disolvió la banda de música para ir pagando el préstamo de 450.000 euros que pidió para pagar la red y las obras del Mercat y de las Escoles Noves. A los vecinos les cobraba a una peseta el metro cúbico de agua.

Compartir el artículo

stats