A comprar garrafas de agua al supermercado. Los más de 5.000 vecinos de Xaló, Alcalalí y Llíber se han quedado sin agua potable. Sale turbia del grifo. Las últimas analíticas han confirmado que los parámetros de turbidez están por encima de los permitidos. De ahí que los ayuntamientos de estos tres pueblos hayan hecho bando (ahora se avisa por las redes). "El agua no es potable", advierten. Piden a los vecinos que no la beban ni cocinen con ella. Sí la pueden utilizar para ducharse y asearse.

Los consistorios no saben cuándo se podrá recuperar el suministro de agua potable. Seguirán haciendo analíticas para saber si se va reduciendo la turbidez. La causa de esta crisis de suministro ha sido una avería en el pozos de la comunidad de regantes de Parcent. De este acuífero es del que se abastecen históricamente estos tres pueblos de la Vall de Pop. La avería se produjo cuando se realizaban labores de mantenimiento. Se enturbió el agua y empezó a salir sucia de los grifos. Las analíticas confirmaron que el líquido no cumplía los parámetros de potabilidad.