La palabra tesoro se queda corta. Lo de la bahía del Portitxol de Xàbia es un potosí. Los arqueólogos que están realizando inmersiones aseguran que en este fondo marino reposan unas 200 anclas históricas. Es la mayor concentración de estos restos en el Mediterráneo. Abundan las del periodo tardorromano.

Xàbia crea en el Portitxol el primer museo sumergido de anclas antiguas de España

Esta riqueza submarina ya ha permitido crear la primera ruta de un museo bien peculiar, un museo bajo el agua. La ruta incluye 10 anclas antiguas. Es la primera de este tipo en España. Un precedente es el del museo submarino de la isla de Alónissos, en el Egeo. Recorre el pecio del Peristea, una nave griega que se hundió con un cargamento de miles de ánforas.

Las anclas del museo sumergido del Portitxol están a una profundidad de entre 13 y 17 metros. La ruta se ha ideado para los clubes de buceo. Podrán organizar inmersiones para dar a conocer este extraordinario patrimonio. Las anclas también «emergerán». Ya se está trabajando en una recreación virtual que se mostrará en el Museo de Xàbia.

Esta primera ruta del museo sumergido del Portitxol la han señalizado y balizado los arqueólogos y expertos submarinistas Jordi Blázquez, Álex Pérez y Jaime Molina. Este último es catedrático de Historia Antigua de la Universitat d’Alacant.

Las anclas y la difusión de estos valiosísimos hallazgos (las hay de todas las épocas desde la antigüedad clásica) es una de las patas del proyecto de investigación del Portitxol, que llevan a cabo el Museo Soler Blasco de Xàbia y la Universitat d’Alacant. Los arqueólogos también están realizando una prospección donde dos buceadores aficionados hallaron este verano el tesoro de 53 monedas de oro romanas. Además, han descubierto tres posibles derrelictos.

El viernes ofrecieron una charla y, además de subrayar la riqueza de este patrimonio, concienciaron. «Si alguien ve a una persona con un detector de metales, debe avisar inmediatamente a la policía o a los GEAS de la Guardia Civil. Cada vez que se produce un expolio, se pierde una parte de la historia de este pueblo», advirtió Álex Pérez.

Este arqueólogo subrayó que el Portitxol alberga «una de las colecciones más importantes del Mediterráneo de anclas prerromanas». Las más antiguas que se han documentado son fenicias.

Xàbia crea en el Portitxol el primer museo sumergido de anclas antiguas de España

La corrosión ha hecho que estas anclas se mimeticen con el fondo marino y sean prácticamente invisibles.

A los arqueólogos les queda todavía mucho trabajo por delante. También van a realizar sondeos en l’Illa del Portitxol. A esta bahía, un excelente refugio contra los temporales, llegaban barcos desde el estrecho de Gibraltar y desde Tarraco; luego ponían rumbo a Roma. Los arqueólogos afirman que el refugio era tanto geográfico como simbólico y de ahí que piensen que en la isla pudo alzarse un santuario.