La Guardia Civil de Calp ha desmentalado dos plantaciones de marihuana indoor que localizaron en chalets de la localidad, donde se incautaron 400 plantas de esta especie, 35 kilos de cogollos envasados y dos vehículos de alta gama, en una investigación que aún sigue abierta.

La operación ha supuesto, según han señalado fuentes de la Benemérita, la identificación de los dos responsables, uno de ellos de 32 años y origen lituano está en prisión provisional sin fianza.

Las investigaciones se iniciaron en septiembre, al tener sospechas los agentes de la existencia de estas plantaciones en dos viviendas de Calp. Tras varios meses de seguimientos, vigilancias y apostaderos los agentes pudieron comprobar que aunque los chalets estaban distanciados y en urbanizaciones distintas, ambas plantaciones estaban vinculadas por medio de sus dos responsables.

Según estas fuentes, los responsables, arrendatarios de las viviendas, “mantenían frecuentes contactos, siendo éstos ciudadanos lituanos, los cuales ostentaban un gran nivel de vida, circulando en vehículos de alta gama, y no conociéndoseles ninguna actividad laboral en el país”.

Además, las propiedades eran gestionadas con total discreción y contaban con toda la infraestructura necesaria para este tipo de plantaciones: accesos herméticos y vigilados, complejas instalaciones de ventilación y conexiones irregulares a la red eléctrica.

Tras obtener todos los indicios suficientes y pruebas de cargo, en el mes de diciembre se realizaron los registros de las dos viviendas dando como resultado el hallazgo en el sótano y garaje de cada uno de ellos, de dos invernaderos tipo indoor.

En dichos registros se intervinieron 400 plantas de marihuana, 35 kilos de cogollos de marihuana envasados y preparados para su salida al mercado negro, así como diverso material para su cultivo. También se aprehendieron dos vehículos a motor, ambos de alta gama.

Además se pudo comprobar que los responsables habían realizado enganches ilegales a la red general eléctrica, para facilitar y agilizar el crecimiento de las plantas y así obtener un mayor beneficio económico en un corto espacio de tiempo.

Los registros concluyeron con la detención de un varón de nacionalidad lituana de 32 años de edad, al cual se le imputa un delito contra la salud pública por cultivo de drogas y otro delito de defraudación de fluido eléctrico y análogo. También se identifico plenamente al otro responsable de las viviendas registradas, dando cuenta a la autoridad judicial competente.

El Juzgado de Instrucción de Denia ha ordenado el ingresado en prisión provisional sin fianza al detenido.