Se había enzarzado en una pelea y, cuando los policías locales intentaron identificarlo, reaccionó con violencia y les espetó: «os voy a reventar; cuando os vea os voy a abrir la cabeza. No tengo miedo de nada». Y las amenazas iban en serio. Se abalanzó sobre uno de los agentes e intentó morderle una oreja. Los agentes lo redujeron, pero siguió lanzándoles patadas y puñetazos.

Ocurrió en la céntrica plaza Arxiduc Carles de Dénia el 9 de junio de 2020. El agresor, que ahora tiene 31 años, fue a juicio por dos delitos leves de lesiones a dos policías de Dénia. Un juez de Benidorm lo condenó a 7 meses y 16 días de cárcel. Ahora, la Audiencia de Alicante ha rechazado el recurso de apelación y confirma la sentencia.

El acusado ya tenía antecedentes por resistencia a la autoridad. El día de la agresión a los dos policías se puso violento y no paró de dar puñetazos y patadas mientras los agentes lo reducían y lo llevaban, detenido, al furgón policial.

El acusado sostenía en el recurso de apelación que se había vulnerado su presunción de inocencia y rechazaba la validez de las pruebas, ya que las aportaban los policías (partes de lesiones y atestado de la agresión y el arresto).