La alcaldesa de Calp, Ana Sala, se ha declarado consternada por el fallecimiento del arquitecto Ricardo Bofill Levi. Eso sí, ha subrayado que el legado que ha dejado en este municipio "será eterno". "El Xanadú, el Club Social, la Muralla Roja... forman parte de la utopía que Bofill diseñó para Calp", ha subrayado Ana Sala, que ha destacado la belleza de esta arquitectura de "juegos de colores y formas geométricas" que dialogan con el gran símbolo natural y paisajístico del municipio, el Penyal d'Ifac.

"Su obra forma parte de nuestra identidad, deja prendados tanto a los turistas que nos visitan como a las grandes compañías que eligen sus edificios como escenario tanto de campañas publicitarias como de inspiración para videojuegos, series...", ha señalado la alcaldesa, quien hace unos meses invitó al equipo de la exitosa serie de Netflix "El juego del calamar" a visitar la Muralla Roja, edificio que, sin duda, ha inspirado a los creadores de esta ficción televisiva.

Así será el futuro rascacielos de Bofill en València IKON by Kronos Homes

"Hace unos meses declaramos el 2023 Año Bofill y le invitamos a venir. No presumíamos entonces este triste desenlace. Vamos a seguir adelante con toda la programación", ha avanzado Ana Sala, que ha recalcado que ahora es el momento de homenajear al arquitecto y reivindicar la modernidad de su obra.

También ha insistido en que tiene una espinita clavada con el Club Social, un edificio de Ricardo Bofill que se halla en el dominio público marítimo terrestre y que está muy deteriorado. "Tenemos la obligación y el deber de cuidarlo y protegerlo. Es un emblemático edificio que hoy está en ruinas por culpa de la desidia de otras administraciones, que no de la nuestra". El ayuntamiento ha redactado el proyecto para restaurarlo y convertirlo en centro cultural y está en disposición de adjudicar las obras. Está a la espera de unos permisos que nunca llegan.