La avalancha de contagios de la sexta ola han tensionado al extremo la atención primaria en la Marina Alta. A la presión de atender y hacer seguimiento de los pacientes contagiados, así como realizar cientos de pruebas de antígenos y PCR, se suman las bajas de sanitarios que también se han infectado. El centro de salud que está en una situación más critica es el de Calp.

Las bajas de médicos contagiados de covid-19 y que sufren otras enfermedades ha obligado a suspender las consultas presenciales. Se está atendiendo, pero por teléfono. Si el facultativo considera que debe examinar en persona al paciente, sí que lo cita para que acuda al centro de salud. Esta situación se mantendrá durante toda la próxima semana.

La concejala de Sanidad de Calp, Ana Perles, ha insistido en que el centro de salud no está cerrado. Ha señalado también que se está atendiendo a todos los pacientes. "Se están realizando consultas telefónicas. Ya se ha hecho en otros momentos complicados de la pandemia", ha explicado Perles, que ha recalcado que "el centro de salud está en pleno funcionamiento". "Se está realizando toda la actividad de urgencias, curas, de ecografías, de antígenos, de vacunación... El único cambio es los médicos están atendiendo las consultas por teléfono. El médico está llamando a los pacientes y valora si los cita en persona".