Suscríbete

Levante-EMV

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

José Martínez Espasa

"La experiencia de Dénia me ayudará en la policía de Gandia a crear una sociedad mejor"

«Los momentos más dolorosos han sido los dos asesinatos machistas y lo más intenso, el incendio de 2014; evacuamos a cientos de personas»

Martínez Espasa, en el centro, en el Día de la Policía Local de Dénia. levante-emv

Cuando se licenció en Derecho y Criminología, no se imaginaba que acabaría dirigiendo a la Policía Local de Dénia. Su primer contacto con este cuerpo fue en Xàbia, su pueblo, donde ese último año de carrera entró en la policía de verano. «Mis expectativas pasaban entonces por ser profesor en la universidad, abogado penalista o por opositar a la judicatura, pero salió la plaza de intendente principal en Dénia y me presenté y la gané», recuerda José Martínez Espasa. Eso fue en 2007. Al poco de incorporarse se enfrentó a la primera gran emergencia, las graves inundaciones y la riada que se llevó el puente de Beniarbeig. Ahora, casi 15 años después, ha logrado la plaza de comisario de la Policía Local de Gandia. Empieza el 1 de febrero.

«Dénia me ha tratado muy bien. Me he sentido muy querido», afirma Martínez Espasa, quien ha pilotado una profunda modernización de la Policía Local y que avanza que la experiencia de Dénia le ayudará ahora en Gandia «a seguir aportando mi granito de arena para hacer una sociedad mejor».

Destaca que en su periplo en Dénia la Policía Local ha cambiado mucho y «ha reforzado su protagonismo en dos facetas: la asistencial, humanitaria y de ayuda y la de especialización en seguridad vial». Subraya que en la vertiente asistencial los agentes han aprendido a utilizar los desfibriladores y se han formado en primeros auxilios y también han trabajado en ayudar a los más desfavorecidos y en combatir desigualdades y la violencia de género. «La tarea de prevención es esencial y ha sido clave que con programas como el del Agente Tutor o el de la Máscara delAamor (rompe estereotipos de género y de relaciones de pareja) entráramos en los colegios».

«Nos habíamos formado y preparado para emergencias climatológicas o atentados terroristas y lo que nos vino fue la pandemia», recuerda. «Nos tocó enfrentamos a un enemigo invisible. Los vecinos nos buscaron para darles seguridad en un momento de tanta incertidumbre. Ayudamos a muchas personas mayores que viven solas y que necesitaban ánimos y conversar con alguien. También llevamos los deberes a esas familias más vulnerables que no tienen internet. Ahí Protección Civil también hizo un gran trabajo».

El comisario de Dénia asegura que la gente les pedía «empatía y ayuda» y también que les hicieran sencillo entender la cambiante normativa de la pandemia.

Martínez Espasa se va con los deberes hechos. En estos años, Dénia se ha dotado de planes de inundaciones, de prevención de incendios forestales, de seguridad en las playas y ahora se aprobará el de terremotos y riesgo sísmico. «Sistematizar las emergencias ha sido todo un hito y lo hemos logrado tras años de trabajo constante».

Una campaña que destaca especialmente es la citada de la «Máscara del amor». «Cuando llegué hacía dos años que se había creado la unidad Artemis de lucha contra la violencia de género. La hemos consolidado y hemos mejorado la coordinación con el Centro Mujer y el juzgado de violencia de género. Con la ‘Máscara del amor’, que iniciamos en 2018, apostamos por la prevención. Nos anticipamos. Trabajamos con niños y niñas de 13 años y les mostramos el valor de las relaciones sanas, respetuosas e igualitarias», destaca.

Ahora se pondrá en marcha también la unidad de delitos de odio. «Me hubiera hecho ilusión verla crecer. Va a ayudar a muchas personas vulnerables y a reforzar la convivencia».

El todavía comisario de Dénia no duda cuando se le pregunta por los momentos más dolorosos. «Sin duda, los dos asesinatos machistas. Conocíamos a las víctimas. Es desolador y debemos insistir en trabajar en la educación y la prevención». «Y el momento más intenso fue el incendio de 2014 en la Lloma del Castanyar y el cabo de Sant Antoni (el Montgó). Evacuamos a cientos de personas».

Martínez Espasa asegura que afronta con ilusión el reto de ponerse al frente de la Policía de Gandia, una ciudad más grande que Dénia, pero con problemas similares, como el del gran aumento de población en verano. «Quiero seguir trabajando en cambiar las cosas para mejor y contribuir a transformar una sociedad que creo que a la Policía Local le pide solo dos cosas: proximidad y ayuda».

Compartir el artículo

stats