Un vecino de Calp va el miércoles a juicio en la Audiencia de Alicante por poseer y distribuir pornografía infantil. Fue detenido el 19 de febrero de 2019 en su domicilio. El Fiscal pide siete años de prisión.

Los agentes, al registrar su vivienda, encontraron dispositivos electrónicos (discos duros, memorias USB y teléfonos móviles) donde almacenaba miles de archivos con imágenes y vídeos de contenido sexual pedófilo. El Ministerio Fiscal precisa en su escrito provisional de acusación que estos archivos aparecían "en muchos casos" menores de corta edad e incluso más pequeños de 5 años, "realizando prácticas sexuales o en escenas de humillación o sometimiento". El Fiscal sostiene que el acusado compartía de manera habitual a través de internet este material pornográfico con terceras personas.