Llega una epidemia a las obras públicas, la de la paralización por el incremento de los suministros y la pérdida de rentabilidad de las empresas adjudicatarias. En Xàbia ya se ha dado un caso. La empresa Binaria Construcciones, que había logrado por algo más de un millón de euros el proyecto de ampliación y reforma del colegio público Trenc d’Alba, ha pedido al ayuntamiento una suspensión de tres meses.

Advierte del «incremento desproporcionado y generalizado de las materias primas tanto en el mercado nacional como internacional». Y sostiene que se ha roto el equilibrio del contrato y que proseguir con las obras le provoca pérdidas. También apunta que esta situación era «imprevisible en el momento de la licitación».

El alcalde, José Chulvi, y la concejala de Educación, Montse Villaverde, se reunieron ayer con el equipo directivo del colegio y con los representantes de las madres y padres de alumnos. El alcalde insistió en que la mercantil no ha renunciado definitivamente a las obras, sino que ha pedido un aplazamiento para ver si el Gobierno central ofrece una solución vía decreto a ese encarecimiento de suministros que está pasando factura a las obras y concesiones públicas en todo el Estado.

Mientras, la reforma de otro colegio de Xàbia, el Mediterrània, está atascada. La licitación de las obras ha quedado dos veces desierta.