Suscríbete

Levante-EMV

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Los túneles bajo la AP-7 en Benissa, el templo de las "rave"

La Guardia Civil disuelve una fiesta ilegal organizada en las galerías y que contaba con escenario y grandes altavoces

Las galerías están «decoradas» con psicodélicos grafitis. | A. P. F.

La «rave» se mete en el túnel. Las dos galerías que están debajo de la autopista en Benissa son un templo de estas fiestas ilegales. Los túneles están alejados de las casas. El hormigón absorbe el retumbe de la música. Y la decoración de psicodélicos grafitis y el aire de búnker nuclear son ideales para estas multitudinarias quedadas clandestinas.

Y sí, la «rave» ha vuelto al túnel. La Guardia Civil disolvió a finales de enero una fiesta que contaba con escenario, barra de sonido y potentes altavoces. Los agentes del puesto de Moraira tuvieron conocimiento de que estaba montándose una gorda en los túneles de Benissa. El lugar está alejado de las casas. Acudieron varias patrullas de la Guardia Civil y dos de la Policía Local. En el camino de tierra que lleva hasta las galerías, encontraron camiones aparcados. Los agentes «tropezaron» con numerosos asistentes que se dirigían a la «rave». Dentro de la galería había ya más de 20 personas.

Los dos túneles de debajo de la AP-7 en Benissa A. P. F.

La Guardia Civil aseguró ayer que los participantes mostraban «claros síntomas de haber consumido alcohol y sustancias estupefacientes».

Los agentes registraron un coche sospechoso. Hallaron más de 50 pastillas de anfetaminas y metanfetaminas. Arrestaron al conductor y titular del vehículo. Es reincidente en asistir a estas fiestas clandestinas.

La Guardia Civil impidió que entrara más gente y desalojó de forma ordenada y segura a los participantes.

Los grafitis de las galerías A. P. F.

Compartir el artículo

stats