Sin hormigón y sin coches. El pleno de Benissa aprobó el martes suspender licencias en el entorno de la cala Advocat. Es un paso importante para hacer peatonal este litoral. Ahora hay un aparcamiento pegado al mar (en el dominio público marítimo terrestre). El ayuntamiento quiere cambiarle totalmente la cara a este tramo litoral. Ha encargado un proyecto para «renaturalizarlo».

La suspensión de licencias evitará que se desarrollen proyectos urbanísticos que comprometan ese objetivo de hacer una cala natural y también de ampliar el paseo ecológico litoral, una senda que recorre de cabo a rabo toda la costa de Benissa y que ha servido para mitigar la presión urbanística en esta bella costa.

La cala Advocat sigue los pasos de otras calas de la Marina Alta que se han sacudido los coches, como la del Moraig del Poble Nou de Benitatxell.