La alcaldesa de Calp, Ana Sala, del PP, considera “urgente y primordial” que la Generalitat Valenciana destine ayudas que permitan paliar la “difícil situación” del sector pesquero. Sala ha precisado que la Generalitat tiene competencias en pesca y que, por tanto, “no puede quedarse de brazos cruzados ante la profunda crisis que está viviendo el sector”.

“La subida de precios del gasoil no es más que una nueva dificultad a los innumerables problemas por los que atraviesa el sector pesquero desde hace años”, ha señalado. “Es deber, por tanto, de las administraciones estar al lado de los que están pasando malos momentos”, ha indicado. Ha anunciado que el Ayuntamiento de Calp está estudiando solicitar a la Generalitat Valenciana la delegación de competencias para que el consistorio pueda sacar su propia línea de ayudas dirigidas al sector marinero de Calp.

Además del incremento en los precios de los carburantes, los marineros han visto reducidos los días en los que pueden faenar como consecuencia del Plan Plurianual para las especies demersales de la Unión Europea. “Todas estas medidas ponen en riesgo la supervivencia de este sector económico tradicional en Calp, que forma parte de nuestras raíces, y que extrae del mar un producto de excelente calidad, el Peix de Calp”, ha indicado la alcaldesa.

En la actualidad, la flota pesquera calpina está formada por 13 barcas de arrastre en las que trabajan alrededor de 50 marineros y tres embarcaciones de artes menores