Se acabó el calvario. La juez de Dénia ha archivado la causa de la vacunación contra la covid-19 antes de que les tocara de los alcaldes de El Verger y Els Poblets, Ximo Coll y Carolina Vives, quienes son pareja. Era cuestión de tiempo. El Fiscal ya había concluido que no se aprovecharon de su cargo para que les inyectaran, en enero de 2021, la primera dosis de la vacuna. Los llamaron del centro de salud de El Verger dado que sobraban viales y se iban a perder. No había un protocolo claro sobre qué hacer con las vacunas que sobraban. Ahora la magistrada no ve delito de prevaricación ni cohecho y acuerda el sobreseimiento provisional de las diligencias.

Ximo Coll y Carolina Vives respiran aliviados. Ambos están suspendidos de militancia por el PSPV. Esta medida disciplinaria estaba supeditada a que se aclarara la investigación de su supuesta vacunación irregular.

Carolina Vives sigue de alcaldesa de Els Poblets. Compromís ha mantenido el pacto de gobierno. Mientras, Ximo Coll se ha apartado de la política. Hace un mes presentó su dimisión de alcalde y dejó también el acta de concejal. Los grupos de la oposición, Compromís y PP, le exigían la renuncia desde que trascendió que se había vacunado antes de tiempo. Su propio grupo municipal le dio la espalda y lo empujó a la dimisión.

La jueza también archiva la investigación a la coordinadora de enfermería del centro de salud de El Verger. En cambio, mantiene abiertas las diligencias por prevaricación administrativa (archiva el cohecho) a la coordinadora médica. Su pareja se vacunó antes de que por edad le correspondiera.