Suscríbete

Levante-EMV

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Calp "tumba" el hotel de 27 plantas de primera línea de la playa de la Fossa

El ayuntamiento da por caducada la licencia que otorgó hace 15 años para construir una torre de 104 metros de altura con 294 habitaciones

El «cráter» en la parcela donde la promotora Ifach Mar preveía construir el hotel. | A. P. F.

Un gigante con pies de barro. El hotel de 27 plantas, 104 metros de altura, 4 estrellas y 294 habitaciones que la promotora Ifach Mar pretendía construir en primerísima línea de la playa de la Fossa (estaba a poco más de 6 metros del mar) ya es historia. El Ayuntamiento de Calp ha dado por caducada la licencia que otorgó el 29 de diciembre de 2006. Desde entonces ha llovido mucho (la parcela, de hecho, está inundada), pero las obras no han avanzado nada. La empresa empezó con fuerza. Realizó obras de excavación y abrió una especie de «cráter». Y poco más ha hecho.

No obstante, tras iniciar el consistorio el expediente de caducidad del permiso, la promotora presentó alegaciones. Sostuvo que el proyecto ha tenido que ir sorteando recursos y obstáculos administrativos. Eso ocurrió al principio, cuando incluso el Ministerio de Medio Ambiente litigó sin éxito contra las obras. El consistorio señala que el edificio del hotel en sí no invadía la zona de servidumbre de Costas (sí lo hacían otros elementos del proyecto) y que en 15 años la promotora ha tenido tiempo de sobra para construirlo.

El hotel contaba con el visto bueno del ayuntamiento y la conselleria de Infraestructuras. Ambas administraciones estaban entonces gobernadas por el PP. Hoy gobiernan en Calp PP y Ciudadanos.

El consistorio insta a Ifach Mar a tomar medidas para garantizar la seguridad y salubridad de la parcela. En una de las calles laterales del paseo marítimo han salido grietas.

La caducidad de la licencia obedece también a que la empresa ni siquiera ha segregado la parcela, que era algo que le exigía la Dirección General de Puertos.

Los vecinos de las fincas más próximas a la del terreno donde iba a levantarse este coloso mostraron desde el primer momento su rechazo. Ahora denuncian que el «cráter» está inundado y proliferan las algas. También advierten de que la lluvia y el abandono han provocado que en las paredes laterales de este gran agujero se hayan producido derrumbes que amenazan la estabilidad de la calle que lleva al paseo marítimo.

La parcela también lleva 15 años vallada. Está pegada al pase de la playa de la Fossa. El gigante no ha llegado a levantar los pies del suelo. Y el ayuntamiento no ha tenido que recurrir a la piqueta para «tumbar» un hotel del que queda un gran «cráter». Empezar de cero un proyecto de esta envergadura se antoja complicado. Tendría un difícil encaje en la nueva normativa urbanística.

Compartir el artículo

stats