Suscríbete

Levante-EMV

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Xàbia veta las caravanas y los "vehículos vivienda" en la cala de la Granadella

El ayuntamiento «siembra» cientos de bolardos en las cunetas de la carretera que baja a la playa para evitar que las invadan los coches

La señal de prohibido aparcar colocada donde habitualmente estacionan las caravanas. | A. P. F.

Xàbia borra la cala de la Granadella del mapa del turismo con la casa a cuestas. Los operarios municipales han colocado esta semana en los recodos de la calle Pic Tort, que es la que sube en zigzag desde la cala, señales de prohibido estacionar autocaravanas, «vehículos vivienda», camiones y autobuses. Es en estos puntos donde los turistas de caravanas y furgonetas camper suelen estacionar sus «casas sobre ruedas». Este turismo nómada va a más. El pasado verano, los fines de semana de otoño y ahora de primavera y en Semana Santa y Pascua ha quedado claro que estos recodos están muy solicitados. Estos turistas sacan sus mesas y disfrutan de un balcón excepcional. Se asoman a la cala y al mar.

Los bolardos instalados en la cuneta de la carretera. | A. P. F.

Pero ese «privilegio» se ha acabado. Las señales constatan que está prohibido estacionar y aclaran que no es una prohibición que se establezca ahora, sino que viene recogida en la ordenanza municipal de tráfico. En el segundo recodo, incluso se han colocado vayas para evitar que los «vehículos casa» aparquen.

El pasado verano, cuando los turistas que acudían en coche a la Granadella se daban un madrugón de miedo para encontrar la valla bajada y poder acceder a la cala (se cerraba cuando las plazas de aparcamiento estaban ya ocupadas), se comprobó que había quien, en lugar de ponerse el despertador, hacía noche en la cala. Abundaban las caravanas y las furgonetas camper. También había quien hacia noche en el coche.

Está previsto que este verano ya entre en vigor la ordenanza que obliga a pagar 9 euros al día por estacionar en la Granadella.

Mientras, los operarios municipales también están esta semana instalando la tira de bolardos de plástico en los extremos de la carretera que baja a esta cala. Se quiere evitar que los coches invadan las cunetas.

Las calas de Xàbia ya empiezan a registrar los fines de semana una notable afluencia de bañistas. Los que acudan a partir de ahora van a tener que aparcar sí o sí en las plazas de la calle Pic Tort. No hay más. Se ha acabado eso de dejar el coche de cualquier manera en las cunetas.

Esa solución de los bolardos es la que el ayuntamiento querría también para la carretera del Portitxol, invadida igualmente en verano por coches mal aparcados. Pero esa carretera es de la Diputación de Alicante.

Compartir el artículo

stats