Suscríbete

Levante-EMV

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Dénia prohíbe aparcar caravanas en la Punta del Raset y el final de les Rotes

Sí se puede estacionar, pero durante un máximo de 24 horas a la semana, en la playa del Trampolí o en el parque litoral de les Bassetes

Señal situada en el Trampolí que fija el límite de 24 horas para caravanas y campers. | A. P. F.

Dénia ha dejado de ser una ciudad hostil con las caravanas. El concejal de Seguridad y Movilidad Urbana, Javier Scotto, subrayó ayer que estos turistas hacen un gasto diario de entre 60 y 80 euros. «Es un turismo muy potente», dijo Scotto. Y, sí, desplazarse en autocaravana y furgoneta camper está de moda. Es una alternativa de vacaciones que cobró fuerza con la pandemia.

El ayuntamiento aprobó en febrero una ordenanza que reconciliaba a la ciudad con el turismo de caravanas. Antes estaba prohibido que estos vehículos estacionaran en el término municipal. Ahora sí que pueden aparcar. Lo que sigue vetado es la acampada. Eso sí, no se puede aparcar en cualquier punto. En concreto, hay dos lugares en primera línea de playa en los que Costas prohíbe que aparquen las caravanas. Son el aparcamiento de tierra de la Punta del Raset (donde está el restaurante Fernando) y el tramo final de les Rotes (entre el restaurante Mena y la playa de les Arenetes, que es el que ahora se cierra también al tráfico y donde funciona el «trenet turístico»).

El consistorio ya ha colocado señales en las que deja claro que en estos lugares, donde se suelen ver a bastantes caravanas y furgonetas camper aparcadas, está prohibido que estos vehículos estacionen.

Mientras, en los otros tramos de la primera línea de playa de Dénia las caravanas sí pueden aparcar pero durante un plazo máximo de 24 horas a la semana. Una señal que especifica esta limitación es la que se ha colocado en el aparcamiento de la playa del Trampolí, también en les Rotes. En el parque litoral de les Basetes, también se restringe el estacionamiento a 24 horas.

En las zonas urbanas, la limitación es de 48 horas a la semana.

Lo que está prohibido es la acampada. No se puede desplegar toldos, colocar estabilizadores en las ruedas o sacar mesas y sillas. Eso denota que los turistas se han «apoltronado».

El turismo que viaja con la casa a cuestas va a más. Dénia ha dejado de ser un punto negro para las caravanas. No quiere renunciar a estos turistas nómadas.

Compartir el artículo

stats