Los marineros torcían ayer el gesto. No había sido la mejor jornada. El mar estaba revuelto. Los catamaranes franceses regresaron al puerto de Xàbia, donde estos días están descargando los preciados túnidos, sin repetir ni de lejos lo del lunes. Ese día se necesitaron siete camiones frigoríficos para trasladar todos los atunes descargados en el muelle xabienc.

De hecho, la temporada del atún rojo está siendo bastante propicia. La especie se ha recuperado. Hay estos días mucho trajín en el puerto xabienc. Los catamaranes franceses descargan cada jornada cientos de túnidos. Los propios marineros comentaron que los ejemplares suelen pesar de media unos 150 kilos. El lunes, sin embargo, ese día del pico de capturas, atraparon un ejemplar de 300 kilos.

Los atunes se cargan en camiones en el muelle de Xàbia A. P. F.

Estos pescadores capturan atunes rojos con el arte tradicional del palangre. Cada barco (ayer había cinco catamaranes atracados) suele acabar la jornada con unas 40 toneladas de atún. Los marineros advierten de que la abundancia de esta especie provoca que desciendan las poblaciones de sardinas y boquerones. Los túnidos se alimentan de estos otros peces.

Los catamaranes pertenecen a la empresa conservera francesa Ligne Mer.

Los túnidos atrapados por los catamaranes pesan de media unos 150 kilos A. P. F.

El presidente de la cofradía de pescadores de Xàbia, Moisés Erades, explicó a Levante-EMV que los atunes más grandes, los de 150 y 200 kilos, son para la compañía Ricardo Fuentes, que es líder mundial en el sector del atún rojo. Los ejemplares de 50 y 60 kilos sí se destinan a las conserveras francesas.

Los buques tienen un cupo fijado por la Unión Europea. No lo pueden pasar. El puerto de Xàbia está habilitado para descargar estos impresionantes túnidos.