Hay muchas formas de combatir el sofoco. La que se le viene a todo el mundo a la cabeza es la de ir a la playa. Pero muchos vecinos y turistas de la Marina Alta han preferido buscar un refugio un pelín más fresco en locales con climatización. Y, de hecho, esta tarde había cola de coches para acceder al recinto del centro comercial Portal de la Marina de Ondara. Allí dentro, con el aire acondicionado, se lleva mejor el bochorno.

En verano, también suele haber colas de coches los días de lluvia, cuando no apetece ir a la playa. Es curioso que hoy, una jornada de asfixiante sensación de calor (la humedad es muy alta), también quienes querían huir de la canícula hayan ido con gusto a los supermercados y al centro comercial. Se podía llamar a esta escapada a los locales con climatización el "síndrome del iglú". Al salir a la calle, llegaba el bofetón de aire tórrido, el bofetón de realidad que arde.