La Epsar (Entidad Pública de Saneamiento de Aguas Residuales), que depende de la conselleria de Agricultura, Desarrollo Rural, Emergencia Climática y Transición Ecológica, achaca el problema de contaminación de la playa del Arenal de Xàbia, cerrada al baño desde esta tarde a las 14.30 horas, a "un vertido particular". Rechaza que los parámetros por encima de lo normal de e-coli tengan relación con la rotura o con la reparación del emisario submarino, que es la tubería que arroja al mar el agua ya tratada en la depuradora de Xàbia.

La conselleria asegura que esta playa es la más vigilada de la Comunitat Valenciana, toda vez que un total de 11 puntos de este tramo costero son analizados constantemente por la Entidad de Saneamiento de Aguas (EPSAR) y la Dirección General de Agua, dentro de su programa de vigilancia de playas.

Precisa que la Epsar lleva a cabo análisis prácticamente diarios en siete puntos distintos entre la depuradora y el mar a fin de asegurar la total salubridad y condiciones óptimas del agua. El primer punto es la propia salida de la estación depuradora, seguido de distintos tramos del Canal de la Fontana, incluida su bocana, además del emisario submarino tanto en su inicio, como 50 metros al norte y al sur.

Desde junio se están realizando analíticas y siempre, subraya la conselleria, los parámetros han sido normales e incluso mínimos. "La última analítica, la del pasado lunes, arrojaba valores que no superaban los 56 e-coli por 100 mililitros, cuando el dato óptimo no debe sobrepasar los 500. De hecho, el resultado en la salida de la depuradora es esclarecedor: cero e-coli, lo que garantiza la absoluta salubridad del agua regenerada en Xàbia", recalca la conselleria.

Por tanto, descarta "plenamente" que la presencia de esta bacteria detectada hoy tenga relación con el emisario. Advierte que "puede

provenir de algún vertido particular que se está tratando de averiguar".

La conselleria asegura que la reparación del emisario, que se partió durante las lluvias torrenciales del pasado mes de abril, debe terminarse este jueves. "Cabe recordar que el emisario conduce el agua depurada y desinfectada que ha surgido por la depuradora, por lo que no supone ningún problema de salubridad, aun así, los siete puntos de análisis se ha sumado este verano un octavo realizado en las propias obras de reparación a fin de conocer y certificar la perfectas condiciones del agua", insiste este organismo, que asevera que el nivel de e-coli detectado ahora por el Programa de Vigilancia de Playas "se debe a factores ajenos al saneamiento, lo que hace pensar en un vertido particular ya sea en tierra o en el mar y que deberá desaparecer con rapidez, permitiendo de nuevo el baño en la playa con el seguimiento analítico más exhaustivo de todo el territorio valenciano".