Otra moda que incomoda. A alguien se le ha ocurrido proclamar en las redes sociales que la puesta de sol más bonita de la Comunitat Valenciana se contempla desde el cabo de Sant Antoni de Xâbia. Y ya está el lío armado. El ocaso es impresionante. El sol desaparece entre el Montgó y la costa de Dénia. Se oculta tras la Serra de Segària. Pero es mucho decir que sea un crepúsculo sin igual en la Comunitat.

Varios jóvenes caminan campo a través para buscar un punto desde el que observar el crepúsculo A. P. F.

Sea como fuere, se ha puesto de moda subir a admirar el cielo incendiado y teñido de naranja y violeta. Los turistas más previsores acuden con tiempo y dejan el coche en el aparcamiento del área recreativa. Pero las plazas son contadas. Quienes llegan cuando ya está lleno aparcan en la cuneta de la carretera del cabo de Sant Antoni. Este vial está dentro del parque natural del Montgó.

Los turistas caminan por la carretera del cabo de Sant Antoni

Los coches acaban colapsando la carretera. Invaden la cuneta y parte de uno de los dos carriles. Y el problema es que se corre la voz y la moda va a más. El público de los ocasos es muy variado. Hay familias que llegan con la nevera y las fiambreras y cenan en las mesas de pícnic del área recreativa. También acuden grupos de jóvenes que se arriman a los acantilados y que portan incluso altavoces para poner música al anochecer.

Las modas vienen y van, pero ésta de los ocasos no declina, sino que brilla con fuerza. El problema es que el tropel de turistas y, sobre todo, los coches aparcados de cualquier manera se avienen mal con la protección de un entorno frágil y de gran valor natural como es el del Montgó y el cabo de Sant Antoni.